Audi A1 Sportback, el arte de desconectar (cilindros)

La batalla por el segmento de los coches urbanos ‘premium’ de cinco puertas está más reñida que nunca. La propuesta de los de Ingolstadt es el A1 Sportback, un pequeño urbano de cinco puertas con espacio para cuatro ocupantes y que ofrece un maletero de 270 litros en un conjunto que no llega a los 4 metros de largo.

Audi A1 Sportback

Personalmente encuentro que el A1 Sportback es un modelo realmente atractivo, que no tiene nada que envidiar al modelo con carrocería de tres puertas.

A esta sensación de belleza contribuye decisivamente el hecho de que esta unidad de prueba disponga de un paquete estético S Line, que incluye detalles como las colas de escape cromadas, la calandra de color negro, faros antiniebla, un alerón trasero específico y, en el caso de nuestra unidad de prueba, unas exclusivas llantas de 18 pulgadas que enfatizaban la personalidad y deportividad.

Asientos delanteros

El paquete deportivo incluye también unos cómodos asientos de tipo baquet, pedales de aluminio, varias inscripciones y molduras con la inscripción S Line e incluso una suspensión específica más dura y deportiva que transmite más al volante sin llegar a resultar molesta o incómoda. A diferencia de algunos de sus rivales, como el Fiat 500 y el MINI, el hecho de disponer de cinco puertas facilita mucho el acceso al habitáculo (especialmente de las plazas posteriores), un hecho determinante si debemos usar con regularidad la segunda fila de asientos.

Detalle plazas traseras

Ahora bien, hay que tener claro que el espacio de las plazas traseras no es muy ancho y, si bien dos niños o adolescentes hay viajarían con comodidad, un adulto de más de 180 centímetros de altura puede llegar a sentirse incómodo en desplazamientos largos.

Una mecánica eficiente

Desde hace un tiempo, Audi ofrece el motor 1.4 TFSI de 150 CV con tecnología ‘cylinder on demand’ (CoD), que desconecta dos de los cuatro cilindros del motor de gasolina cuando las condiciones de tráfico y orografía lo permiten para mirar de ahorrar al máximo combustible y emisiones de gases contaminantes.

Motor 1.4 TFSI con CoD

Este sistema de desconexión de cilindros corta la inyección del segundo y el tercer cilindros, deja en funcionamiento sólo el primero y el cuarto y casi no se siente ninguna diferencia perceptible al volante o rareza en la dinámica de conducción (de hecho, sólo nos damos cuenta gracias la información que nos proporciona la pantalla central del cuadro de mandos).

Además, el hecho de que este sistema esté asociado a la caja de cambios S Tronic de siete velocidades y doble embrague todavía hace que este sistema mecánico se integre con más suavidad y sea poco perceptible dentro del habitáculo.

Este Audi A1 dispone del selector de modos de conducción Drive Select, que permite elegir entre los modos de conducción Efficiency, enfocado a un ahorro de carburado y emisiones que además permite circular a vela o en ralentí todo desacoplando la caja de cambios del motor para consumir el mínimo combustible posible y avanzar gracias a la propia inercia del coche.

Los modos Auto y Dynamic, que modifican la respuesta del motor, la gestión de la caja de cambios y la rigidez de suspensión y dirección para variar el comportamiento del pequeño urbano de Ingolstadt.

Polivalencia con grapa

No hace muchos años un coche de dimensiones compactas con motor de gasolina de 150 CV y ​​poco más de 1.000 kilos de peso estaba considerado un auténtico GTI deportivo. Los tiempos, sin embargo, evolucionan y este A1 es un modelo más o menos racional y capaz de ofrecer prestaciones dinámicas interesantes sin renunciar al ahorro de carburante, la comodidad y la polivalencia.

Uno de los aspectos que más me han sorprendido al volante de esta unidad es la capacidad que tiene para desconectar dos de los cuatro cilindros y ahorrar combustible y emisiones en casi cualquier registro y contexto, incluso con el modo Auto o Sport seleccionat.

Leave a Reply

*