El coche de Adolf Hitler, a subasta

El Mercedes-Benz 770K de Adolf Hitler será subastado el 17 de enero en Arizona, Estados Unidos

El coche de Adolf Hitler

A diferencia de la mayoría de alemanes, a Adolf Hitler no le gustaban mucho los coches. De hecho, el Führer ni siquiera tenía carné de conducir y nunca se puso al volante de ningún tipo de vehículo. Sin embargo, Hitler impulsó la creación de Volkswagen para motorizar los obreros alemanes y colaboró ​​estrechamente con Porsche, Auto Union (Audi) y Mercedes.

De hecho encargó a la marca de la estrella la construcción del Mercedes-Benz 770K Grosser Offen Tourenwagen para su uso personal y el de los oficiales de alto rango del Tercer Reich Göring o Himmler, entre otros.

El Mercedes 770K, conocido popularmente como Die Grosser Mercedes ( ‘el Gran Mercedes’) fue el coche más caro de su momento. Utilizaba un potente motor de 8 cilindros en línea y 7,7 litros de cubicaje que ofrecía hasta 230 CV de potencia y, a pesar de su peso el gigante alemán podía llegar a 160 km / h, eso sí, con medias de consumos superiores a los 60 litros a los 100 kilómetros.

La unidad que se subastará en Arizona dispone de la documentación original, y gracias a su número de bastidor sabemos que fue utilizado por Hitler en varias ocasiones, como por ejemplo en los desfiles militares por el centro de Berlín tras la rápida invasión de Francia de 1940 o en algunas de las visitas de Mussolini a su aliado.

De hecho, el Duce, gran amante de los coches, quedó maravillado por Mercedes 770K y encargó a la marca alemana una unidad que se llevaron a Italia.

El coche fue capturado por los americanos al final de la Segunda Guerra Mundial y pasó por varias manos que lo conservaron, eso sí, retirando los símbolos nazis de la carrocería. De hecho la última vez que fue visto en público fue en 2009, cuando su último propietario conocido, un empresario ruso, expuso a Moscú en conmemoración de la victoria del ejército rojo sobre las tropas alemanas.

Worldwide Auctioneers, la empresa que lo subastará el 17 de enero, ha mantenido en el anonimato el propietario actual del coche, y ha confirmado que destinará el 10% de los ingresos obtenidos a diversos proyectos educativos y en memoria del Holocausto.

Leave a Reply

*