Impresionante el Lamborghini Aventador LP 750-4 Superveloce

Viajamos hasta la sede de Lamborghini, en la pequeña localidad de Sant’Agata Bolognese, para probar uno de los deportivos más salvajes de cuantos se han fabricado nunca,Lamborghini Aventador  LP 750-4 Superveloce. Es un vehículo capaz de provocar emociones  indescriptibles al volante.

Aun detenido pone los pelos de punta, su afilada carrocería no tiene apenas curvas, todo son beligerantes y marcadas líneas de tensión. Si bien sea colorado podría pasar con perfección como el vehículo del mismo Batman, hay pocos turismos que sean tan sorprendentes en vivo y en riguroso directo.

Lamborghini Aventador LP 750-4 SV

Desde cualquier ángulo su silueta pone los pelos de punta, smejante a un caza de combate de nueva generación.
Es largo con 4,8 metros, bajísimo con 1,1 metros, mas que anchísimo con 2 metros. Su alerón de carbono regulable en 3 situaciones, al lado del resto de modificaciones aerodinámicas, aporta un 170% más de apoyo con con respecto al Aventador normal.

Mediante las llantas de 20” delanteras vemos los discos de freno carbono-cerámicos de 400 mm de diámetro con pinzas de seis pistones. Detrás sus llantas de 21pulgadas” tienen una gigante anchura de 13”. Los neumáticos que calza son los extremos Pirelli P Zero Corsa con medidas 255/30 ZR veinte y 355/25 ZR veintiuno. Vamos, que descalzo no va…

Sostiene la mística del Countach

 

Para acceder al habitáculo lo hacemos mediante sus puertas de apertura vertical, es un factor que no faltan en todos y cada uno de los modelos V12 de la marca de Sant’Agata desde la llegada del Countach en 1974.

Al abrir sus puertas de tipo tijera puedes acceder al habitáculo envuelto por el monocasco de carbono. No estamos frente al vehículo más cómodo, mas para entrar y salir tampoco es tan trágico como había imaginado. Pie derecho dentro, sujetas el volante, encoges un tanto la espalda, aproximas el trasero al asiento y te dejas caer. En la puerta hay una correa de piel a la que se llega simple sentado, tiras de ella y ya tienes la puerta cerrada.

El asiento no se puede regular más que de forma longitudinal, no es en consecuencia el colmo de la ergonomía, pero a quien narices le importa estar cómodo cuando tienes entre manos al Lamborghini de serie más potente nunca fabricado.

Lamborghini Aventador LP 750-4 SV
La única pantalla de gran formato del interior cuenta con 2 pequeñas más a sus flancos para complementar la información primordial del vehículo.

Una sola pantalla de gran formato abarca la instrumentación primordial. Para activarla levantamos el cierre de seguridad tipo aviación del túnel central que oculta el botón START/STOP. Entonces se alumbra el display con fondo amarillo, cuenta-vueltas, indicador de marcha engranada, cuentakilómetros, indicadores de temperatura y demás.

Motor

 

Bajo su capó trasero cuenta con un V12 totalmente nuevo, desarrollado por Maurizio Reggiani. Un monumental V12 atmosférico de 6.498 c.c. que rinde 750 CV a 8.400 rpm y 690 Nm a 5.500 rpm. El alarido que provoca, propio de una mecánica con esta tradicional arquitectura pone los pelos de punta.

El motor V12 de seis.498 c.c. rinde 750 CV a 8,400 rpm y 650 Nm a 5,500 rpm. El sonido que emiten sus escapes pone los pelos de punta, hasta el predececesor del Aventador, el Murceguillo, Lamborghini había montado diferentes versiones del primer motor de la historia de la marca, una mecánica V12 desarrollada por Giotto Bizzarrini. Aquel histórico motor fue evolucionando desde el 350 GT de 1963 hasta el Murceguillo LP 650-4 Superveloce de 2010.

Volviendo nuevamente al actual propulsor, rinde 50 CV más que en un Aventador “normal”. En exactamente la misma línea el peso del vehículo ha sido rebajado en 50 kilogramos. Esto causa que la relación peso/potencia sea de 2 kg/CV. Una genuina salvajada.

Lamborghini Aventador LP 750-4 SV

El paquete aerodinámico del Superveloce aporta un 170% más de apoyo que el de un Aventador normal. A fin de que esta gigante mecánica se halle en inmejorables condiciones en todo instante y no haya inconvenientes de temperatura cuenta con un sistema de refrigeración a la altura. Nada más y nada menos que con trece litros de aceite y veinticinco litros más de otros líquidos instalado en situación longitudinal siguiente está unido al monocasco de carbono de forma portante, tal como sucede en un monoplaza de F1. Si levantamos el capó trasero, aparte de las barras de refuerzo en carbono, podemos ver los amortiguadores magnetoreológicos in-board del eje siguiente.

“Piel de gallina” que diria Johan Cruyff

Lamborghini Aventador

La marca italiana anuncia una punta superior a trescientos cincuenta km/h, una aceleración de 0 a cien km/h en dos,8 segundos, 0-doscientos km/h en ocho con seis segundos y 0-trescientos km/h en veinticuatro segundos. Un Porsche novecientos dieciocho Spyder que cuesta más del doble solo es dos décimas más veloz en el 0 a 100…

En las zonas bacheadas tanto la dureza del equipo de suspensión como el monocasco de carbono hacen que sientas hasta la última de las irregularidades del asfalto. Un Lamborghini debe ser brutal y sin concesiones, como el Aventador SV. Así como el motor V12 la caja de cambios manual de embrague conducido ISR encaja con perfección con esta filosofía. Para mi es un acierto pues es precisamente lo que aguardaba hallar, un quince sobre diez en sensaciones, en modo Corsa es una genuina animalada.

Tras hacer un Launch Control te preguntas: “¿Por qué razón no habré dejado las lumbares en casa?” Es una brutalidad lo que llegan a sujetar sus monumentales Pirelli traseros como los delanteros, movidos por el diferencial Haldex del sistema de tracción integral. Lo más bestia es de qué forma encadena cada marcha superior, el golpe en la espalda es digno del mismísimo Mike Tyson.

Modo Perfecto Corsa

 

El Launch Control con el modo perfecto Corsa activado es una genuina salvajada. La patada que recibe tu espalda es inenarrable.

Por favor, echale un vistazo al vídeo para ver como “Crator”, nuestro cámara, y el que suscribe estas líneas efectuamos más de un Launch Control. Al activar la leva derecha para subir de marcha momentáneamente dejas de apoyar la espalda al respaldo y a continuación eres de nuevo lanzado contra el asiento de una manera animal.

Este es de esos turismos en los que debes tener Fe. Toca pensar en él y en que todo va a salir bien. Para comenzar piensa en que vas a poder pasar sin llevarte un solo arañazo por las enanas y bacheadas carreteras secundarias que envuelven Módena.

Lamborghini empezó su andanza industrial fabricando tractores en 1948, en imagen el creador de la compañía Ferruccio Lamborghini.

Ironías del destino: me crucé con un tractor a lo largo de la prueba. Lamborghini comenzó su andanza industrial en 1948 fabricando estos automóviles agrícolas. Hoy esta es una división que prosigue absolutamente activa. Es tan, pero tan ancho que incluso sacando las ruedas del lado del acompañante al sembrado acabé pasando a micras del enorme tractor.

El equipo de suspensión es la guinda que acaba este auténtico potro de tortura. Se muestra durísima, con una contestación seca y veloz a las irregularidades del asfalto. Copia en demasía los baches.

Monocasco

 

El monocasco de carbono contribuye a convertir cualquier resalto en una vibración que recorre todo el chasis. Con un asfalto perfecto, algo bastante difícil de hallar en la Emilia-Romagna, suprimimos de la ecuación todas y cada una estas vibraciones parásitas.En autovía es una genuina salvajada. Es de los pocos vehículos que festejas localizarte con otro vehículo más lento delante, de esta forma una vez este vuelve al carril derecho te ves obligado a bajar a segunda y apresurar a fondo.

El V12 sube de vueltas con una furia sin igual. Semeja que esté guiado por exactamente el mismo Demonio.

Es una genuina salvajada, haciendo esto una y otra vez y estirando un tanto más el resto de marchas los depósitos de Sin Plomo de 100 octanos caen como moscas. Sí, ¡en Italia hay cien octanos! Nunca había visto un turismo de calle con un hambre por la gasolina tan exorbitante como el Superveloce.

Los frenos están a la altura, tras un empleo intensivo en conducción deportiva no padecieron fading en ningún instante. El tacto del pedal es bastante directo y para tratarse de un equipo carbono-cerámico ofrece buen retroalimentación con lo que es simple modular las decelarciones.

En Resumen

Vale su peso en oro. Una tonelada y media de sensaciones que te hacen sentir más vivo que nunca.

Jamás antes un vehículo me había conmovido como sí ha conseguido hacerlo el Aventador SV. Por una parte gozas como un enano cuando lo llevas cerca del límite, mas al tiempo un sudor frio te recorre todo el cuerpo mientras que consideras que aquellos pueden ser tus últimos momentos en la Tierra. Aquellos momentos valen todo el dinero del planeta. Un turismo que conmueve de veras, que te toca la fibra, que te hace sentir vivo.

Tras haberlo probado solo puedo decir que Marco Mapelli es un auténtico héroe, el conductor italiano que paró el cronómetro en 6 minutos y 59 segundos en el Nürburgring.Ver de lo que fue capaz al volante del SV lo eleva al estatus de un auténtico paladín por la muy frecuente batalla que debió lidiar en todos y cada curva.

Opinión del especialista

Nos ha agradado

Motor para enmarcar
Patada del cambio
Sonido de su V12
Diseño sorprendente
No nos ha agradado

Nada toma más gasolina que el SV
Asiento con poca regulación
Maletero enano
Rebota sobre asfalto irregular

Video Lamborghini Aventador LP750-4 SV (Superveloce)