Fallo del motor de un vehículo eléctrico

     Una de las ventajas comentadas, en el capítulo de las máquinas polifásicas, (en este caso de la máquina pentafásica) es su robustez, es decir, al tener cinco fases, se puede permitir el fallo de dos fases (hasta que queden tres fases en funcionamiento).

     Al fallar una fase el control haría modificar la alimentación de la máquina, cambiando la tensión de alimentación de cada fase. Suponiendo que fallase la fase ‘a’, este cambio, para pasar de tensiones bcde a tensiones dqxy, se realiza mediante la siguiente matriz:

figura-base-logica-ecuaciones

     Como se puede observar en la Figura 64, el control al detectar que ha habido un fallo en una fase varía las tensiones de alimentación de la máquina para que ésta siga su funcionamiento normal. Aunque el motor siga proporcionando un par al vehículo correctamente, no quiere decir que esté pensado el motor para continuar indefinidamente con una fase en desuso debido a que su potencia máxima ha disminuido debido al fallo. La potencia disminuye debido a que la tensión nominal de dicho motor es 660 V y no todas las fases, después del fallo, proporcionan esta tensión.

    Para simular el fallo se ha realizado un programa en Matlab (f_alfabeta_5f_fault) cuyo código se puede encontrar en el Anexo, apartado 12.

Figura 64 – Tensiones de fase cuando ha fallado la fase a

     Debido a la modificación de la alimentación de la máquina, las tensiones αβxy (Figura 65) y dqxy (Figura 66) quedan modificadas.

Figura 65 – Tensiones αβxy cuando ha fallado la fase a

Figura 66 – Tensiones dqxy cuando ha fallado la fase a