Fiat 124 Sport Spider, el orgullo de la ‘dolce vita’

Ha sido Probado este clásico italiano, una leyenda de los años 60 y gran orgullo de Fiat

Con este artículo abrimos la puerta a un nuevo colaborador, el catalán Joel Carapuig -residente en Colombia- que nos llevará varias pruebas y reportajes de coches clásicos gracias a su iniciativa y al acuerdo con el medio colombiano donde escribe, la revista retro. Esperamos que os guste este nuevo fichaje y disfruta de su experiencia. Empezamos!

Cuando hablamos de la marca Fiat y pensamos en sus coches, siempre nos vienen a la cabeza los modelos populares como el Uno, el Panda o el nuevo Tipo. Si retrocedemos en el tiempo, encontramos más de lo mismo: 500, 124, 131 o 147, entre otros.

Pero Fiat, como buena marca italiana, también flirteó con modelos de más prestigio como el Fiat Dino, en 1500 Spider, el 2300 o el Sport Spider 124. Estamos hablando de los años 60, una época en que la economía italiana vivía unos años de bonanza que animaban a Fiat crear vehículos más ambiciosos.

Si hablamos en concreto de este modelo, en Estados Unidos fue donde más éxito tuvo y de la producción total de unas 178.000 unidades, se calcula que el 85% se vendió en ese país.

Tom Tjarda by Pininfarina

El vehículo se presentó en noviembre de 1966 en el Salón de Turín (Italia). Allí compartió protagonismo con otro deportivo descapotable, el Fiat Dino Spider, quien seguramente eclipsó el 124 en utilizar un motor Ferrari.

Pero centrémonos en nuestro invitado, que llegó como sucesor del Fiat 1500 Spider (posteriormente llamado 1600 Spider (1959/66) por el incremento de cilindrada en su motor).

El 124 Sport Spider fue diseñado en el taller de diseño de Pininfarina por Tom Tjaarda, un diseñador estadounidense muerto pasado mes de junio. Tjaarda era el hijo de John Tjaarda, el diseñador del Lincoln Zephyr de 1935, y él mismo diseñó coches muy famosos en la historia del automóvil como el Ford Fiesta.

Posteriormente después de ganar un concurso organizado por Carrozzeria Ghia, se mudó a Italia y después de pasar un tiempo trabajando con ellos, Pininfarina lo fichó. Allí diseñó los Ferrari 365 California y el 330 GT.

Después de dejar el estudio Pininfarina volvió a Ghia y allí diseño el mítico De Tomaso Pantera y el menos conocido, pero igual de valiente, De Tomaso Longchamp. En los 80 fue jefe de diseño de Fiat y más tarde abrió su propio estudio de diseño llamado Dimensioni Design.

Estética italiana

En aquella época Fiat ofrecía la versión 124 tanto en versión sedán como en versión Coupé y Spider. Lo más curioso de todo es que cada uno de ellos era diferente estéticamente. Lo normal es que los tres modelos se parecieran, pero no, cada uno tenía su propia estética.

Si hoy en día nos sorprende, seguramente en la época era aún más desconcertante. El 124 era un vehículo popular, el típico de cualquier familia italiana de la época. En sorprende que Fiat no cambiara el nombre del vehículo para las versiones Coupé o Spider.

La gente que podía permitirse estos dos modelos (más caros que la versión sedan) menudo los rechazaba por su relación con el Fiat 124 normal y preferían buscar otro modelo similar en otra marca (como Alfa Romeo, por ejemplo).

La interpretación que se nos ocurre es que Fiat quería crear un vínculo con el modelo sedán para dar a entender que tanto el Coupé como el Spider no eran vehículos tan caros y eran accesibles para casi todo el mundo.

El 124 Sport Spider destaca por un marcado estilo italiano y por unas líneas muy atemporales. De hecho, si lo miras bien, no parece un coche de la segunda mitad de los 60. Casi parece más un coche de finales de los 70 o principios de los 80. Esto hizo que el coche estuviera tantos años en producción, desde 1966 hasta 1982. Durante todo este tiempo, fue recibiendo algunas modificaciones, pero la base de su diseño se mantuvo casi intacta. Su personalidad italiana también está bien presente.

Los faros delanteros e incluso su parrilla frontal recuerdan un poco a los del Ferrari 330, modelo también diseñado para Tjaarda. Pero claro, también a los de su predecesor, en 1600 Spider. En los laterales no tiene líneas muy marcadas, como por ejemplo si tiene el Alfa Romeo Spider de su misma época.

Leave a Reply

*