Otros sistemas de carga de batería

Freno regenerativo

    Antes de introducirme en el freno regenerativo, primeramente explicar que en un VE hay dos tipos de frenos: hidráulico y eléctrico. El freno hidráulico consta de una bomba principal de frenos con tubos de metal y mangueras flexibles conectadas a las bombas auxiliares de frenos en cada rueda. Este sistema activa las pastillas de los frenos delanteros y zapatas en los tambores traseros. El líquido de frenos que está comprimido dentro del sistema, al aplicarse presión al pedal de los frenos, el pistón en el cilindro de la bomba principal ejerce presión sobre el fluido, esta presión hace que funcionen dichos frenos.

     Dentro del freno eléctrico, dividimos en dos grupos: regenerativo y dinámico. El freno regenerativo se basa en que una máquina eléctrica puede funcionar tanto como generador como motor, transformando parte de energía cinética del vehículo en energía eléctrica. Cuando se pisa el pedal de freno básicamente el funcionamiento consiste en conectar la máquina, la cual funciona como motor moviendo el vehículo, como generador, produciendo una acción de frenado y devolviendo a las baterías o condensadores parte de la energía. Este tipo de freno disminuye la velocidad considerablemente pero no lleva al vehículo al reposo, para ello haría falta un freno hidráulico.

     El freno dinámico, a diferencia del regenerativo, disipa la energía eléctrica en forma de calor, al circular la corriente generada a través de una resistencia, durante el frenado. Este freno se utilizaría cuando las baterías o condensadores estuvieran totalmente cargados y, por tanto, se necesitaría disipar esa energía sobrante. Si hay un diseño de sistema de freno adecuado, este calor disipado podría servir para calentar el interior de un vehículo, así contribuyendo, también, a un aprovechamiento de la energía.

Ejemplos en uso

Es curioso que este sistema fuera inventado a finales de los años sesenta y que su verdadera revolución venga en nuestra época. Se va a implantar en el metro de Granada, Sevilla, Málaga y Cádiz.

     Otra aplicación muy actual, en Fórmula 1, es el KERS (Kinetic Energy Recovery System, sistema de recuperación de energía cinética). Lo han desarrollado entre tres empresas bajo la normativa FIA y UE, Xtrac, Torotrack y Flybrid System. Proporciona unos 80 CV adicionales durante un tiempo aproximado de 6 segundos y en un futuro se pretende que alcance una potencia de 270 CV. Este sistema se utiliza cuando se requieren grandes demandes de energía puntualmente, por ejemplo en adelantamientos.

Kinetic-Energy-Recovery-System-Base-Logica

     Los expertos comentan que dentro de unos cinco o diez años, el sistema de frenado regenerativo estará implantado en los vehículos en serie. Lógicamente la implantación en los “vehículos de calle” no tendrá el objetivo de tener una gran velocidad en un corto periodo de tiempo, sino cargar las baterías para luego usar esa energía para un modo normal de conducción.