Paco Godia, el primer piloto catalán de Fórmula 1

Repasamos la figura de Francisco Godia y Salas, un pionero del automovilismo catalán en la Fórmula 1

Francisco Godia, conocido popularmente como Paco Godia, nació en Barcelona en 1921 en una familia acomodada de origen aragonés. Desde pequeño, Paco Godia mostró un interés desmedido por los coches y el automovilismo, que con permiso del coleccionismo de arte pronto se convirtió en su afición.

Con sólo 22 años, y tras varios intentos locales, debutó en su primera carrera internacional al viejo circuito de Montjuïc durante la temporada 1944/45 al volante de un Hotchkiss. Este debut, sin embargo, tuvo un sabor muy amargo, ya que tuvo que retirarse durante la tercera vuelta por problemas mecánicos.

Zoom Godia al volante de un Maserati 

En la España de la autarquía franquista era muy complicado encontrar productos manufacturados y de calidad, y Godia tuvo que correr con lo que le caía en las manos. No fue hasta la temporada 1949/50 que Paco Godia pudo empezar a utilizar los Maserati de la escudería Milán, que también le dieron un recital de problemas mecánicos y técnicos.

Las primeras gran hazañas

Godia, sin embargo, no quería rendirse y se apuntó a las 24 Horas de Le Mans de 1949 al volante de un Delage de 3 litros de cilindrada haciendo tándem con el piloto francés Louis Gérard. Contra todo pronóstico, Godia y Gérard hicieron una gran actuación y terminaron cuartos.

Godia había demostrado que podía ser competitivo a escala internacional, y decidió participar en el Gran Premio Peña Rhin de 1951 al volante de un viejo Maserati. Godia tuvo una salida de pista, pero volvió al asfalto y terminó décimo.

Un piloto de Fórmula 1

Con otro Maserati más actualizado, Godia pudo sumar su primer punto en un campeonato del mundo de Fórmula 1 gracias al sexto puesto obtenido en el Gran Premio Peña Rhin del año 1954, en que Ascari ganó el campeonato del mundo de Fórmula 1.

A comienzos del año 1955, Godia seguía corriendo como un piloto privado, pero una gran actuación en Lisboa al volante de un Ferrari (el catalán fue tercero y firmó la vuelta rápida) hicieron que muchos constructores oficiales se fijaran en el barcelonés.

Zoom Godia y Fangio, 1957

Los buenos resultado de Godia tampoco pasaron desapercibidos en Módena, y temerosos de perder el piloto en las manos de Ferrari, Maserati ofreció a Godia la posibilidad de disputar los grandes premios restantes de la temporada 1958 de Fórmula 1 con el equipo oficial de la escudería italiana.

El de Barcelona no defraudó e hizo dos cuartos puestos en los grandes premios de Italia y Alemania, y terminó el Mundial de 1956 en sexto lugar empatado a puntos con el británico Sam Hanks y el francés Paul Frère.

Un piloto total

Zoom Al volante del Porsche 908 en las 12 Horas de Montjuich de 1969

Godia abandonó la Fórmula 1 oficialmente (aunque participó en algunos grandes premios como piloto privado) y siguió compitiendo en competiciones del Viejo Continente. Ganó la Copa París, fue sexto en el Gran Premio de Suecia al volante de su Maserati privado durante el 1957 y fue tercero a Siracusa en 1958.

Godia comenzó unos años de menor actividad, consciente de la limitación de sus aptitudes y la necesidad de concentrarse en el negocio familiar, pero todavía ganó las 6 Horas de Montjuïc de 1968 al volante de un Ford GT 40 y las 12 Horas de Montjuïc de 1969 al volante de un Porsche 908, antes de retirarse definitivamente a los 48 años de edad.

La polémica

Godia tiene el dudoso honor de ser la persona más rápida a ir de Barcelona a Madrid en coche y tráfico abierto. Según explican las fuentes, tardó 4 horas y 58 segundos en recorrer los 610 kilómetros que separan las dos ciudades el 19 de julio de 1964. Esta hazaña (por llamarlo de alguna manera) despertó muchísimas críticas ya entonces por considerar -la absurda y peligrosa.

Leave a Reply

*