Seat está preparando un Ibiza Cupra

La marca catalana está preparando una versión más radical del Ibiza

Cuando Seat presentó esta nueva generación del Ibiza, a todos nos sorprendió mucho que su gama no incluyera de entrada carrocerías cupé de tres puertas ni ninguna versión Cupra, consolidando las versiones FR como las más deportivas de la gama (que es la que preside esta noticia).

De hecho, Seat no dijo ninguna mentira cuando aseguró que no tenía prevista ninguna edición deportiva por encima del acabado FR de 150 CV y ​​motor 1.5 TSI. La versión Cupra del Ibiza ya no será un Seat, si no que será un modelo de la nueva submarca Cupra, de la que hemos hablado en los últimos meses.

El prototipo con el que los de Martorell están trabajando es un Ibiza con carrocería normal -sin ninguna modificación importante ni cambios en las cotas de la batalla o anchura entre ejes- pero que utiliza el mismo motor que la nueva versión del Polo GTI, un motor 2.0 TSI desarrollado por el alemán Ralf Budack que alcanza los 200 CV de potencia.

Este motor no es el mismo 2.0 TSI que utiliza el León -y el Golf-, ya que es una evolución de los motores 1.8 TSI que ya usaban los Ibiza Cupra de la generación anterior y que ofrece una relación de compresión más elevada (11, 6: 1 respecto a los 9,6: 1 del Golfo) y que le permite entregar el par máximo muy antes que el motor de su hermano mayor.

Dicho con otras palabras, el nuevo propulsor del Polo GTI -que utilizará el nuevo Cupra- tiene prestaciones de deportivo a un régimen de revoluciones similar al de un motor TDI y con consumos muy contenidos gracias a su funcionamiento en ciclo Miller en condiciones de uso ‘racionales’. Eso sí, de momento este motor sólo se puede asociar a un cambio automatizado DSG de 6 relaciones y doble embrague, y no se prevé que se pueda disponer de versiones manuales en el Polo GTI. Tal vez la versión Cupra del Ibiza será el primero en estrenar un cambio manual asociado al nuevo motor Volkswagen?

¿Qué pasa con el Arona Cupra?

El flamante Arona es el todocamino más pequeño y ligero de toda la gama del grupo Volkswagen, y su versión FR, con el motor de gasolina de 150 CV asociado a una carrocería de 4’1 metros de largo y un peso de tan sólo unos 1.200 kilos tiene un gran potencial dinámico.

El Arona Cupra tendrá que esperar, ya que le han cortado las alas desde Wolfsburg

En el caso del Arona ha sido la cúpula del grupo Volkswagen la que ha ordenado que de momento no se desarrollen versiones Cupra, probablemente para no eclipsar los nuevos modelos de la marca del Wolfsburgo, el T-Roc y el futuro T-Cross.

Leave a Reply

*